Minima Visibilia
El Neuvo Dia
September 25, 2008
Sumergidos en un juego gris, El Nuevo Día
Tony Bechara - Mañana inaugura en el Museo de Arte de Puerto Rico la exposición
“Minima Visibilia”

Por CARMEN M. TRELLES HERNÁNDEZ - De primera instancia, los 10 cuadros de gran formato de la exposición de Tony Bechara, “Minima Visibilia”, pueden resultar algo desconcertantes para el espectador. Los puntos grises, en forma de minúsculos cuadrados, parecen apoderarse de los lienzos en esta exhibición que comienza mañana en el Museo de Arte de Puerto Rico.

Tony Bechara, el artista puertorriqueño que reside en Nueva York y quien ha presidido el patronato de síndicos del Museo del Barrio por más de 10 años, sabe de sobra que su arte es un reto, pero su propósito es precisamente invitar al público a participar de la experiencia que tiene el sencillo hecho de mirar. Su obra se inserta dentro de la corriente de la abstracción geométrica y del arte serial, aunque Bechara desarrolla toda su obra a mano. Cada obra requiere de un minucioso trabajo y el resultado es una pintura pixelada en el que cada gota de color y cada movimiento van creando un interesante juego visual. Bechara lleva años perfeccionando su técnica.

La muestra que se exhibe en el Museo de Arte de Puerto Rico se aleja, sin embargo, de la producción de colores intensos que lo caracterizaba. Juan Carlos López Quintero, curador del Museo, explica: “La obra de Bechara no se conoce mucho en la Isla. Queríamos por lo tanto una muestra que tratara de mostrar la matriz conceptual de la obra de este artista y sus obras grises son las que mejor ilustran la idea de este trabajo”. De hecho, en el ensayo para el catálogo explica: “La minima visibilia que nos presentan las pinturas grises de Bechara es el intento más extremo por descifrar ese nacimiento de la mirada, esa ausencia de toda referencia visual, ausencia inclusive de la vívida temperatura del color”.

Para Bechara, la exhibición es un “retorno a mi tierra natal”. El artista calificó de “irónico” que su obra, que se conoce en Hispanoamérica y Estados Unidos, no haya sido exhibida anteriormente en la Isla. Fue sólo a principios del 2008 que Bechara tuvo su primera exposición individual en Puerto Rico. Por eso, la oportunidad de exhibir en el MAPR fue muy importante para él: “Quería que fuera un proyecto con intenciones bien definidas. Siempre he trabajado con el gris, el blanco y el negro”, afirmó en entrevista telefónica con El Nuevo Día. Además, le pareció adecuado presentarse en el trópico con una serie de obras grises, un color que está casi siempre ausente de nuestro paisaje.

Contrario a lo que normalmente hace, Bechara decidió nombrar su serie de 10 obras con una fecha, que corresponde al momento en que terminó cada cuadro. En su obra de color, el artista suele darle una pista al espectador al nombrar la pieza según lo primero que le sugiere la imagen. “En esta ocasión quise que no hubiese prejuicio alguno a la mirada”, explica Bechara, quien comenzó su carrera pictórica con una obra figurativa que estaba muy cercana al surrealismo y al cine. “Hace treinta años, pintaba cuadros con muchos grises. Todos tenían una intención narrativa. Poco a poco me di cuenta de que el cine era un mejor lenguaje para esto y decidí centrarme en el color, en el mosaico”.

Un viaje al norte de Italia, como documenta López Quintero, fue fundamental en esa decisión de apartarse de lo figurativo, pues allí se enamoró de Giotto y de los mosaicos bizantinos de Ravena. Desde entonces, su obra se convirtió en un estudio del color, en un ejercicio de ver la imagen como si fuera una fotografía explotada y llena de pixeles, casi como mirar por un caleidoscopio.

Con la serie de pinturas grises que se encuentran en el MAPR, Bechara lanza una invitación a regresar al estado del neonato, como explica López Quintero, y ver por primera vez el mundo y experimentar esa sorpresa ante la mirada. López Quintero añade que ésta es la primera vez que se exhibe una serie de pinturas grises de Bechara.

“La pintura de Bechara es la invitación a disfrutar de una experiencia primaria. Es difícil, pero si el espectador acepta, podrá gozar de una nueva mirada, concluye López Quintero, quien informa que se llevarán a cabo visitas guiadas y actividades educativas en torno a la exhibición.

Back to Article Previews